31 jul. 2013

Gobierno antiobrero

Los videos difundidos desde Presidencia, con el objeto de inculpar a los maquinistas de trenes (http://www.lanacion.com.ar/1606150-randazzo-mostro-videos-de-conductores-de-trenes-en-infraccion), por las masacres causadas por la política de "retornos" del Gobierno con empresarios amigos -política que implicó desoír los centenares de alertas recibidos, y destruir los organismos de control- es sólo una muestra más del linaje empresarial y antiobrero del kirchnerismo. Ni pena dan

Artistas y rockeros

De las cosas que recordaré con más pena, de esta etapa que termina, es el modo en que artistas y figuras del "rock argentino" se entregaron al oficialismo -a éste o a cualquier otro- pasando de ser lo que podían ser -conciencia crítica permanente- a lo que fueron: aliados del poder de turno, que predican la reconciliación con la realidad.

No se trata de kirchnerismo, alfonsinismo o menemismo. Cuando Los Fabulosos Cadillacs rechazaron sentarse a la mesa a la que los había invitado el radical Jesús Rodríguez (origen del tema "Yo no me sentaría en tu mesa", la historia acá), me alegré, a pesar de que no consideraba al gobierno de Alfonsín como "enemigo". Más todavía cuando supe que Vicentico había proclamado entonces que el grupo no compartiría ninguna mesa "con quienes firmaron la obediencia debida." Excelente. De eso se trata. En un momento importante del alfonsinismo, en un tiempo en que, como en otros, el rock podía hacer buenos negocios asociándose con la política, algunos pegaban el portazo y dejaban en claro que había límites éticos que no iban a cruzar, mostraban que no estaban dispuestos a sellar de modo complaciente un pacto con la "política de lo posible," nos dejaban a todos fuera de juego, tomando partido por la "crítica porque sí."

Pasó el tiempo, y el rock que no compartiría ninguna mesa con quienes firmaron la obediencia debida, compartió mesas, escenarios y "vernissages"con quienes firmaron la ley antiterrorista; se asoció con quienes pactaron con Chevrón luego de denunciar a la empresa por explotadora; rió con quienes se enriquecieron a costa de la masacre del Once; aplaudió a quienes propusieron el ascenso de Milani.

De modo similar, recuerdo, me alegré cuando Hebe de Bonafini rechazó las indemnizaciones que pagó Menem a los familiares de desaparecidos (cuestión que generó tensiones entre Hebe y Estela de Carlotto). Y me alegré, otra vez, a pesar de cierta incomodidad que me generaba esa situación, cuando supe que Hebe lo hacía a partir de la convicción de que los organismos de derechos humanos no debían recibir dinero de parte de ningún oficialismo, para evitar el riesgo de perder fuerza crítica. Excelente, me dije: una líder moral que deja a medio país fuera de juego, que nos obliga a repensarlo todo, que nos fuerza a mirar la realidad más críticamente. Luego vendría lo que ya sabemos, pero ésa ya es otra historia.

30 jul. 2013

Otra muerte qom

Información, a. Pero bueno, finalmente, tiene que ver con un sector minoritario de los qom, no representativo, no tan importante, y por lo tanto merecedor de menos -y no, por eso mismo, de más- protección estatal, según el oficialismo (acá).

Nuestra masacre no fue para tanto



Nunca imaginé que alguien pudiera llegar a utilizar las muertes masivas en otro país, para tratar de justificar o encubrir la responsabilidad del gobierno por masacres como la de Once, pero acá estamos. En esta nota, acá, el periodista de Página toma la tremenda tragedia española (accidente ferroviario causado, presumiblemente, por la irresponsabilidad del maquinista) para tratar de proteger a los asesinos locales. Se pregunta entonces:

"¿Por qué nadie, ni medios, ni políticos, ni familiares, ni la sociedad, reclamó la prisión preventiva o avanzar sobre un ministro o el presidente? ¿Será acaso que allá las vidas valen menos hasta para ellos mismos? ¿Por qué acá un homicidio culposo puede derivar en un reclamo de perpetua? ¿O un mal llamado accidente de tránsito o una tragedia masiva derivan en presión mediática y política sobre la Justicia y las Legislaturas, hasta que el Código Penal se transforma en una Biblia? ¿Por qué no se aguarda a que la Justicia investigue?"

Primero, recordar lo que sabemos: en la España de hoy la ciudadanía reclama duras sanciones sobre la dirigencia del Partido Popular gobernante, en razón de la red de corrupción a partir de la cual funcionaba. Esto es decir: no es que allí haya piedad ni criterios más protectivos sobre la clase dirigente. Allá piden, como acá, que el gobierno deje de robar,y que sea sancionado por las gravísimas faltas cometidas.

Segundo, y lo que es más importante, en España, y frente a la tragedia ferroviaria, "nadie reclamó la prisión preventiva o avanzar sobre un ministro o el presidente" por el simple hecho de que allí no se dio lo que fue regla acá: centenares de denuncias contra la empresa ferroviaria, frenadas o no investigadas por las agencias de control estatal; un sistema de subsidios y "retornos" que lleva millones de dólares al sistema ferroviario, que de ningún modo redunda en mejores servicios, sino que existe para ser repartido entre el gobierno y los Cirigliano de turno. Por eso aquí -y no en España- los principales responsables de la masacre están en el gobierno y el empresariado. Por eso aquí -y no en España- tiene sentido "avanzar sobre un ministro o el presidente" (y si allí tiene sentido hacerlo, es por un modo de financiación de la política que es de jardín de infantes frente a lo que aquí ocurre). Es inconcebible que se haya llegado a apelar a las muertes de tantos afuera, para proteger a la corrupción kirchnerista por la masacre que construyó aquí dentro, paso a paso.

En todo caso, y luego del reportaje a Milani, destinado a amparar a un desaparecedor, Página nos vuelve a sorprender con una nota para la historia: apelar al dolor por la tragedia española, a los 79 muertos de allá, para encubrir la responsabilidad del gobierno por los 51 muertos de acá.

28 jul. 2013

Mapa de la Pobreza y la Exclusión

Excelente reporte, del ISEPCi, poniendo los puntos sobre las íes, mientras el legado de pesadilla -de Massa a Scioli- se desparrama como un virus, las cifras oficiales siguen mintiendo, y a las consultoras que dicen lo contrario se las sanciona
El informe del ISEPCi se descarga desde acá
En la década ganada por algunos, la pobreza es del 24%  (impresionante, 4 veces más que la del INDEC), la canasta básica de 1868 pesos (155% más que la que dice el INDEC), entre 43 y 47% de los bonaerenses con problemas de desnutrición, según los relevamientos hechos por Barrios de Pie

26 jul. 2013

Milani: Basta de mentiras, basta de hipocresía




COMUNICADO DE LOS ORGANISMOS DE DERECHOS HUMANOS DEL ENCUENTRO  MEMORIA, VERDAD Y JUSTICIA


BASTA DE IMPUNIDAD. JUICIO Y CASTIGO A CESAR MILANI


La lucha del pueblo argentino por MEMORIA, VERDAD Y JUSTICIA logró evitar un nuevo hecho de impunidad como hubiera sido el ascenso a general de división del jefe del ejército, el genocida César Milani.
Las denuncias de la familia del desaparecido conscripto Ledo, de los ex presos políticos de La Rioja y de los organismos de DDHH del Encuentro Memoria, Verdad y Justicia dieron por tierra con el intento de ocultar los antecedentes de César Milani y su actuación durante la última dictadura cívico-militar.
Denunciamos que desde el año 1984, a partir del Informe CONADEP, el Estado Argentino tiene los documentos con las denuncias de los secuestros y torturas de Ramón Alfredo Olivera y de su padre y de la participación de César Milani en estos hechos, así como su participación y encubrimiento de la desaparición del conscripto Alberto Agapito Ledo y de acciones antiterroristas en el marco del Operativo Independencia.
Por lo que ningún funcionario, Presidente, Ministro de Justicia, Secretario de DDHH, Juez, Fiscal, Procurador de la Nación, Senador puede decir que desconocía la participación de César Milani en el plan represivo dictatorial. Menos aún cuando la Presidenta Cristina Fernández afirmó que “esto ya era conocida hace años con los tres ascensos”, confirmando a Milani como jefe del ejército y garantizando su impunidad.
Exigimos:
-Inmediata investigación de los responsables del ocultamiento de los antecedentes de César Milani para garantizar su impunidad.
-Apertura de todos los archivos de la dictadura.
-Separación de César Milani como Jefe del Ejército
-Enjuiciamiento de César Milani por la desaparición de Alberto Agapito Ledo y los secuestros y Torturas de Ramón Alfredo Olivera y su padre.


Asociación de ex - Detenidos Desaparecidos (AEDD)
Asociación de Profecionales en Lucha (APEL)
Asociación Por el Esclarecimiento de la  Masacre Impune de la AMIA (APEMIA)
Centro de Abogados por los Derechos Humanos (CADHU)
Centro de Profesionales por los Derechos Humanos (CEPRODH)
Colectivo Memoria Militante
Liberpueblo
Patricia Walsh

24 jul. 2013

Se viene el seminario

Mucha gente ha preguntado por el tema inscripciones al seminario: La inscripción no es necesaria. El seminario es libre: entra y sale quien quiere hacerlo. Si prefieren, de todos modos, pueden dejar su mail en el depto. de derecho público:   



23 jul. 2013

Argentina sin fracking (sitio)

Pueden firmar y sumarse, los que estén interesados Acá

Para Tí/ Página, y "la deserción del soldado Ledo"

Desde el fraguado reportaje a Thelma Jara de Cabezas, hecho por la dictadura desde la Revista Para Tí (acáacá, acá), para encubrir las acciones de los desaparecedores, no se veía un reportaje tan vergonzoso, destinado a encubrir a otro desaparecedor. Raúl Kollman, que ya no sabe qué hacer en su desesperada carrera de subordinación y temor k, hace una entrevista -que pasará a la historia- al General Milani (el domingo en Página, titulado "No puedo creer las cosas que se dicen", y con foto del "general" mirando en alto), que tiene por objeto apoyar las descaradas mentiras del militar, en relación con "la deserción del soldado Ledo". Un día después del reportaje ya sabemos que ese sumario por "deserción" (metáfora para encubrir la desaparición, desde los cuarteles) lo firmó el mismo Milani. En el reportaje de Kollman, el periodista se apresura a desmentir, en su primer párrafo, todas las acusaciones existentes contra Milani, y destaca especialmente el testimonio del militar, quien dice que al estudiante Ledo "Tampoco lo vi ni lo conocí".  Agregaría yo: "No puedo creer las cosas que se escriben". Descomunal -me digo, para no incluir el insulto que debiera.

22 jul. 2013

Los derechos que se pierden en el camino

No es la primera vez que ocurre. Sucedió ya, al menos, cuando discutimos sobre la reforma en  las  cautelares. Fueron muchos los que enumeramos uno a uno los problemas que afectaban a dicha reforma (en relación con la protección de los derechos de los más débiles), pero el gobierno ignoró lo que decíamos, o se rió burlonamente de nosotros. Apareció el CELS, dijo exactamente lo mismo, y el gobierno corrigió (mal) la reforma que había propuesto. Ahora otra vez, desde distintas organizaciones y medios denunciamos al General Milani como inhabilitado para ser Jefe del Ejército (o para seguir perteneciendo a él). Otra vez nada, salvo sonrisas sobradoras, ninguneo, y algunos insultos dirigidos a quienes revelaron la información relevante en los medios. Pero resulta que luego de una larga serie de notas respaldando, en los hechos, a Milani, el CELS se desdice y rectifica su postura, retomando las mismas informaciones que ofrecíamos todos, y entonces el gobierno se detiene.

El problema no es que ignoren lo que decimos desde Plataforma (cuando hablamos contra el acuerdo con Chevrón, o contra los emprendimientos megamineros que defiende el gobierno), lo que afirma Liberpueblo (cuando demuestra quién era Milani), lo que denuncia el Frente de Izquierda (cuando habla del modo en que el gobierno espió a los trabajadores y militantes de izquierda, desde Proyecto X), lo que dicen tantas ONGs amigas (cuando muestran, por ejemplo, las reaccionarias y vaticanas políticas k en materia de salud reproductiva y aborto). El problema son los derechos que se violan por no escuchar más que a los amigos; la cantidad de errores groseros que se cometen por decidirlo todo verticalmente; la nueva estructura de privilegios que se construye cuando todo depende de la voluntad antojadiza de uno solo, quienquiera que sea.

Mientras tanto, el pliego de Milani se esconde pero a él no lo remueven de la Jefatura del Ejército.

Dossier Ley de Medios



Este link (acá) los lleva a la Revista Jurídica de la UTDT, en la cual se incluye un dossier sobre la Ley de Medios, que hicimos desde la Cátedra/Seminario. El dossier contiene un viejo e inédito texto de Carlos Nino, sobre "la filosofía de una ley de radiodifusión," que se mantiene vigente como si lo hubiera escrito hoy. Que lo disfruten