31 ene. 2014

Katz: El socavamiento de la vida en común

Acá

Jeremy Waldron: Escepticismo sobre Constitución y democracia



Hablamos el otro día de la amigable mirada de Marx sobre el constitucionalismo, consistente con su crítica al constitucionalismo realmente existente. Podríamos decir algo similar del actual trabajo de Jeremy Waldron, que se va deslizando a una posición cada vez más enojosa frente al constitucionalismo tal como existe hoy. Pienso, por ejemplo, en un escrito que ha venido presentando en ámbitos diversos (y que aún así, luce desprolijo y no terminado), y que lleva por título “Constitutionalism; A Skeptical View.” El trabajo reconoce versiones diversas, aunque la más acabada de todas, según entiendo, es la que integra una compilación organizada por la ascendente estrella de la filosofía política contemporánea Thomas Christiano, sobre discusiones actuales en dicha área.

Waldron se muestra hastiado de un constitucionalismo (piensa, pienso, en el de los Estados Unidos) acostumbrado a moverse en los márgenes de lo “propio” y lo “impropio”; lo “permitido” y lo “prohibido.” Waldron se indigna y reclama espacio para el tercero excluido en esa presentación. La lógica normativa, dice, es trivalente, no bivalente. Las acciones son prohibidas, permitidas, y exigidas. Dónde ha quedado, entonces, el ámbito de lo requerido, de las conductas obligatorias? Waldron se refiere a (lo que Stephen Holmes y Sortirios Barber denominan) el “constitucionalismo positivo,” el que empodera, el que establece instituciones que permiten que las personas cooperen y coordinen proyectos que no pueden llevar adelante por sí mismos. Por eso, agrega, “necesitamos una institución en donde los representantes de la comunidad se puedan reunir y debatir y aplicar las medidas necesarias” para esa cooperación. Pero no, el constitucionalismo contemporáneo ha quedado confinado a la idea del “poder limitado”. Hablar de Constitución parece ser lo mismo, entonces, que hablar de “límites sobre el poder”.

Contra dicha visión, Waldron dice que “la estructura constitucional puede ser vista de otro modo: como un proceso articulado que estructura la deliberación y permite que voces diversas sean escuchadas y asegura múltiples puntos de acceso para el imput que proviene de los ciudadanos.” Más que eso, el constitucionalismo no debe sólo asegurar la posibilidad de que las personas alcancen la igualdad política: debe garantizar que tales personas puedan mantener dicha igualdad a lo largo del tiempo. Lamentablemente –señala- el constitucionalismo actual parece llevarse mal con la democracia y su principio central (justamente, la igualdad política). La ideología constitucional actual, nos dice, considera “infinitamente más importante la fijación de límites sobre el gobierno, que el reaseguro del empoderamiento democrático.”

29 ene. 2014

Tantas genuflexiones para llegar a esto

Pensar que algunos justificaron tantas agachadas bajo la excusa de pelear contra los grandes medios , contra Torneos y Competencias, para encontrarse con que...el gobierno pacta con ellos para lucir la transmisión del Mundial. Por suerte lo reconocen: es hora de tragarse otro sapín. Te lo habíamos dicho, no digas que no te avisamos¡

(La grabación de Víctor Hugo y sus batracios, acá. V.H. promete "balearse en un rincón" si las cosas empeoran un poco. Que no llegue ese momento¡)

Bevan: el Estado de Bienestar


 
Cuanto más tiempo paso por acá, más me convenzo de la importancia de personas como Aneurin Bevan en la historia inglesa y, en general, en la historia del Estado de Bienestar. Y sin embargo, su figura, su nombre, aparecen ausentes de todos los lugares en donde esperaba encontrarlo. Voy frente al Parlamento inglés, y lo que aparece es una estatua de W. Churchill (existe una estatua en su honor en Gales, en donde nació, que fue dañada recientemente!). Voy a las librerías académicas, a la sección de Política Británica, y lo que encuentro son libros sobre Churchill (a niveles insoportables), de Tony Blair, de los hermanos Miliband. Pero Bevan no aparece (encuentro en Amazon un par de biografías sobre él, y un texto suyo: In Place of Fear). Y Bevan tampoco aparece en los estudios especializados que consulto: los Companion sobre política local, escritos por expertos, apenas le dedican unas líneas.
Pero Bevan estuvo, y formó parte de la línea más dura y de izquierda del Partido Laborista, cuando el Laborismo era un partido socialista. Hijo de un minero sin recursos, fue el campeón local de los derechos sociales, activo miembro del Parlamento durante años (representando a Gales del Sur), y Ministro de Salud del gobierno de post-guerra conducido por el laborista Clement Attlee. Desde el Ministerio de Salud, Bevan ideó un exitoso sistema de viviendas públicas, guiado por la idea de que, como en las viejas comunidades locales, “el doctor, el almacenero, el carnicero y el campesino vivieran en la misma calle.” Todavía se encuentran, por todos lados, viviendas comunitarias, con hermosos jardines internos, resabio de aquella época de reconstrucción. Promovió también formas de trabajo comunitario, porque “la acción colectiva tiene que transformar la sociedad, y así levantarnos a todos.”
Ante todo, Bevan se hizo conocido por otra medida, la central del gobierno laborista, la que todavía –luego de una sucesión de gobiernos conservadores en los hechos- no ha podido ser desmontada del todo: la construcción del NHS, el Servicio de Salud Nacional, que marcaría la historia del Welfare State inglés, y en buena medida la historia del Welfare State en Occidente (queda por ver la influencia del modelo en la construcción del sistema de salud público argentino, por ejemplo, en tiempos del médico santiagueño Ramón Carrillo). Decía Bevan: “Un servicio de salud gratuito es puro Socialismo, y como tal encuentra la oposición del hedonismo de las sociedades capitalistas, [individualistas].” Tal vez aparezcan por aquí las razones del olvido.
 
 
 


28 ene. 2014

Se fue El Martillo

Chau Pete Seeger!
El martillo, aca

Carta abierta de la FUA sobre el plan Progresar



Sra. Presidente de la Nación: Cristina Fernandez de Kirchner 


Recién termino de escuchar su discurso en donde anuncia el lanzamiento del "PROGRESAR", apuntando a resolver el gravísimo problema de la falta de trabajo digno y acceso a la educación por parte de casi 1.500.000 de jóvenes argentinos de entre 18 y 24 años.
Lamento, en primer lugar, que haya seguido apelando a su estilo de monólogo, de discurso mesiánico a la tribuna de soldados y soldadas que aplaude, complaciente. Como legítimo representante de los estudiantes de las Universidades Públicas de Argentina, hubiéramos preferido que antes de anunciar programas "mágicos" o soluciones "instantáneas" destinados a resolver problemáticas que nos afectan, nos hubiera recibido junto a otras organizaciones y movimientos sociales, políticos, sindicales y culturales que hace años reclamamos un cambio en las "Políticas de Estado" destinadas al sector juvenil.

En segundo lugar, parece siniestra la puesta en escena que armó para lanzar un programa que nada tiene de nuevo, y que además, repite viejos vicios que venimos marcando con insistencia frente a la Secretaría de Políticas Universitarias y el Ministerio de Educación de la Nación.
El "PROGRESAR" consiste en entregar 600$ mensuales a los jóvenes de entre 18 y 24 años que no tienen trabajo ni estudian, a condición de que empiecen a hacerlo. Usted, como Presidente de la Nación Argentina, debería saber que existe el Programa Nacional de Becas Universitarias, que intenta cumplir el objetivo de promover el ingreso, permanencia y egreso de los jóvenes al Sistema Universitario. El problema que tenemos con las "Becas Universitarias" es que son administradas de manera clientelar, arbitraria y corrupta por funcionarios camporistas dentro del Ministerio de Educación, lo cual torna al PNBU en una fachada: aparenta resolver el problema mientras por detrás sirve al fortalecimiento de una estructura prebendaria que abona a La Cámpora y por ende a su propio Gobierno.
Esto fue denunciado ante el Ministerio de Educación de la Nación el 29 de Mayo de 2013, y ratificado en sucesivas oportunidades y por diversos medios. Además, denunciamos la ineficacia de este tipo de medidas asumidas de forma aislada y sin el adecuado seguimiento técnico-académico. La mera entrega de 600$ no va a lograr que los jóvenes puedan ejercer su Derecho a estudiar, porque no alcanzan ni siquiera para alquilar una habitación en una pensión, porque sólo alcanzarían para 10 días de comer como nos sugiere el INDEC, o porque no serían suficientes para comprar nuestros libros, apuntes y material de estudio.
La crisis del sistema educativo argentino requiere esfuerzos mucho más comprometidos que el programa que anunció alegremente por Cadena Nacional. ¿De qué sirve otorgar 600$ por mes a los jóvenes de 18 a 24 años, si el 70% de los niños o niñas que empiezan la escuela primaria no terminan la secundaria? Por desgracia, ésta y otras medidas que puedan venir, no nos sorprenden. Nos hacen acordar a las Netbooks del Conectar Igualdad que llegaban a escuelas sin luz eléctrica ni agua potable en algún lugar del postergado Norte argentino. O al aumento del 20% en el monto de las Becas PNBU, que en la práctica implicaba un aumento de 60$. Puro humo, cháchara.

Exigimos, de una buena vez, se tomen medidas urgentes para revertir la crisis de la Escuela y la Universidad Públicas, empezando por la realización de un diagnóstico conjunto que integre la visión de todos los actores del sistema educativo y por el planteamiento de políticas conjuntas a corto, mediano y largo plazo. La Educación en la Argentina no va a cambiar de arriba para abajo, ni de la noche a la mañana. Un tweet o un discurso de 29 minutos no pueden arreglar lo que está y sigue estando en los últimos lugares de sus prioridades de gobierno, detrás del reparto de pauta oficial, la mutilación de la Justicia para ponerla al servicio de su impunidad o de las idas y vueltas destinadas a aplacar la inflación que nos liquida lentamente a todos y todas.

Sin ánimos destituyentes, me despido de Usted atentamente.


Emilio Cornaglia, Presidente Federación Universitaria Argentina



--

27 ene. 2014

Dolares casi populares

Las nuevas regulaciones sobre el dolar aparecen justificadas a  partir del objetivo de favorecer a "los sectores de menores recursos" (!!!), pero arrancan poniendo como condicion que el comprador cobre 7200 pesos por mes. Por favor: terminen con la retorica fantasiosa, que queda demasiado ridicule.

26 ene. 2014

Karl Marx: Democracia, Constitución y república



A través de los escritos del viejo Hobsbawm sobre Marx, volví a Marx y su "Contribución a la crítica de la 'Filosofía del Derecho' de Hegel." Hobsbawm presenta a este escrito fragmentario, no terminado, de 1843, como el más Rousseauniano y democrático de Marx, el más interesado por cuestiones de democracia y Constitución. Robert Tucker, en su extraordinario "reader" sobre textos de Marx y Engels, habla del texto y dice que "a pesar de su carácter incompleto...el trabajo mantiene su interés por ser la pieza más extensa, dentro de los escritos de Marx, de pura escritura política". Es mi etapa favorita de Marx, la de mis escritos preferidos, es decir, los "Manuscritos de 1844," que son para llorar de la emoción y la admiración.

Contra tanta crítica boba a la Constitución, al republicanismo, a la democracia finalmente, Marx se muestra un convencido sobre la importancia de todos estos valores. Es Hegel el que terminó de malenteder y distorsionar el significado de los mismos. La democracia es el género, nos dice, y la Constitución es la especie. La Constitución -la que tiene sentido, no la que tenemos- es el producto libre del hombre. Hegel no lo advierte: empieza por el Estado, y objetiviza al hombre. Y es al revés: el comienzo, la razón de todo, es el ser humano. El hombre no existe para la ley, agrega Marx, sino la ley para el hombre: es una "manifestación humana" (y no el hombre una manifestación legal).

Hoy, lamentablemente -agrega Marx- el derecho, la Constitución, no son eso: la propiedad representa el contenido completo del derecho. La república pasa a ser así una mera "forma del estado." La verdadera república, por tanto, es la "negación del extrañamiento" en el que vivimos. "En democracia" -concluye- "la constitución, el derecho, el estado mismo, en la medida en que es una constitución política, es sólo la auto-determinación del pueblo."

La cabeza bajo la cuchilla

Si ahora que van a publicar el nuevo índice de precios tomaran la decisión de no mentir más; si tendieran la mano humildemente y llamaran a toda la oposición, de modo creíble, para decirles: "ayúdennos porque hemos perdido el rumbo y el mal nos afecta a todos;" si dejaran de pensar que sólo hay que hablar con los que "juegan en primera" porque todos los demás somos suplentes, apuesto a que las cosas mejorarían sustantivamente. Pero estoy seguro de que no será así, de que ganará el orgullo, la compulsión a agredir y a seguir mintiendo: más y más mentiras, aunque nadie, ni ellos mismos, las crean. Qué lástima, no tanto por ellos que ya están listos hace rato, sino por todos nosotros.

23 ene. 2014

"100 personas y 100 mapuches" en la década ganada

El gobernador de Neuquén, que por alguna razón está levantando un muro de ladrillos de 3 metros de altura en torno a la legislatura (ver acá) (suponemos que para que los legisladores puedan mantener un estrecho contacto con su pueblo), declaró hoy que están combatiendo el fuego en la provincia con toda energía: hay "100 personas y 100 mapuches" que trabajan codo a codo, casi como si todos fueran humanos. La grabación, acá.

Candidato a Senador Rodolfo Arango: Justicia y democracia en Colombia

Todo el apoyo para el amigazo Rodolfo Arango, gran filósofo del derecho que se lanza a la carrera para obtener una banca como Senador en Colombia, desde el Polo Democrático. Rodolfo viene dando pasos muy buenos, con una campaña sensata, marcada por una impresionante transparencia. Toda la suerte para el colega! El sitio donde incluye sus propuestas, y el detalle del presupuesto que anda utilizando, aca. Video con un reciente debate sobre el tema religioso en Colombia, con su participación, aca.

Thomas Jones en las paredes de Nápoles

Otra joya oculta de la National Gallery aparece en las mínimas pinturas de Thomas Jones, pintor galés que vivió en el siglo XVIII. Aunque se hizo conocido por los vastos paisajes que pintó, con la guía de su maestro (Richard Wilson), Jones saltó a la fama mucho después de su muerte, en el siglo XX. Entonces, se revalorizaron unas pinturas olvidadas, que había hecho a contra-corriente de su maestro y su época, desafiando la tradición de pintar grandes extensiones, y concentrando su visión en sitios particulares: paredes, ropa tendida, rincones perdidos de Nápoles, en donde estuvo viviendo entre 1782 y 1783.

22 ene. 2014

Brevísimo mensaje a Echegaray

Si las resticciones impuestas por la AFIP esta semana alcanzan a la compra de libros académicos, imprescindibles para realizar nuestras investigaciones cotidianas, sugiero que te vayas a vivarlo a Videla como hacías en tu juventud, pero bien lejos, y que te quedes con él, y que no vuelvas nunca más. Si, en cambio, las restricciones dejan a salvo a nuestro material de trabajo, te aconsejo lo mismo, a vos, y a todos los que calladitos te han sostenido durante todo este tiempo, porque "algo habrán hecho" -porque algo gravísimo han hecho, y las consecuencias de la degradación las pagamos todos.

Los males de la academia (británica) según don Raz

Con su cinismo y acidez habituales, me explicaba ayer don Raz sus críticas a la academia británica, que entiendo se extienden fácilmente a muchas otras comunidades académicas, en otros países. Sintéticamente, me decía que los jóvenes se ven forzados a publicar mucho muy prontamente, "antes de que tengan tiempo para pensar." Lo cual se agravaba por el hecho de que entonces, esos jóvenes, se veían "obligados a leer a otros que ya publicaron sin haber tenido tiempo para pensar," convirtiendo a toda la situación en una bastante dramática. Si a eso le sumamos la explotación general, que se traduce en estos casos en pesadas cargas de enseñanza, a más alumnos, y a partir de sueldos cada vez más bajos, nos queda como resultado una situación más bien horrenda¡ Tremendo Raz.

21 ene. 2014

Diputado del Frente de Izquierda: el salario de los representantes debe ser igual al de los docentes

http://www.pts.org.ar/Diputado-del-FIT-Del-Cano-rechazo-aumento-de-dietas-del-Congreso

Ken Loach: Nostalgia del 45, con los pies en la fuente

No conocía este nuevo film del gran cineasta socialista Ken Loach, "El espíritu del 45,"al que accedí a través del notable BFI, el instituto de cine nacional. El film está destinado a revivir el período soñado por Loach, es decir el que siguió al final de la guerra, es decir aquel en donde todos "estaban imbuidos del espíritu según el que todo era posible." Entonces, contra todos los pronósticos, el Partido Laborista ganó las elecciones con una plataforma y un discurso firmemente socialistas. Curioso: nostalgia del 45, y las primeras imágenes de la película son de los festejos (post-bélicos) de masas de  mujeres y hombres desposeídos, mojando sus pies en la fuente.

Tempranamente se lo escucha al gran George Lansbury, del Partido Laborista (antes de la victoria de su partido, y poniendo los puntos sobre las íes, blanco sobre negro): "Lo que realmente importa es quién controla la industria, y quién controla el resultado de la industria. Y nada es peor que el sistema bancario: pasando papelitos de uno a otro no se hace dinero, no se genera riqueza. Es hora de cerrar filas, de empezar a marchar hacia el futuro, para hacer una nueva Jerusalem, en esta Inglaterra de tierras verdes y placenteras." Nunca más la vuelta atrás a la miseria y la explotación de los años 30¡

Hay baile, música y festejos por doquier, con la victoria del laborismo, que nacionalizaría la economía, construiría cientos de miles de viviendas, y levantaría un impresionante -inigualado- sistema de salud a nivel nacional (volveré pronto sobre el gran personaje de la época: Aneurin Bevan, responsable del sistema de salud, y líder de las facciones más izquierdistas del Laborismo). Julian Tudor grita que se termina el tiempo en donde todo es "por los ricos y para los ricos." El Laborismo promete terminar con esa situación en donde "se concentra demasiado poder económico en demasiadas pocas manos." Y en buena medida es así. El film es nostálgico, optimista, vital: es posible volver a un tiempo en donde cada uno pensaba en el otro, en donde cada uno cuidaba del otro como si fuera su hermano.

20 ene. 2014

Algo de lo que aprendimos con el 2001


De las muchas cosas que uno aprendió con el 2001, una es que el peronismo, cuando huele sangre, muerde y mata. Así le pasó a Ramón Puerta, a Rodríguez Saa, a Duhalde, hasta que llegó Kirchner látigo en mano y mostró la capacidad de disciplinamiento que los demás no habían llegado a mostrar. Ahora, con la híper-debilidad de la híper-presidenta, el peronismo vuelve a oler sangre. Caramba, qué problema.   

Raz y sus fotos


En un rato me encuentro con don Joseph Raz quien, además de ser el extraordinario filósofo que es, es un excelente fotógrafo. Desde hace años, las tapas de sus libros, y buena parte de las tapas de la colección que publica Oxford U.P. en filosofía analítica, son ilustradas con fotos de su autoría. Todas ellas lo muestran como es: interesado en las superficies rugosas, las texturas complejas, las oscuridades y claroscuros de las paredes, los recovecos y el óxido. Más de una vez salimos juntos a sacar fotos, en sesiones extenuantes por su obsesión por los detalles, su pasión por los filtros, y su curiosidad ilimitada. Sesiones, en todo caso, muy educativas para el ojo. Alguna vez, cuando él enseñaba en Columbia, NY, don Raz me preguntó, desafiante, adónde saldría yo a sacar fotos, en esa ciudad tan fotogénica. Yo le hablé de un puente de hierro, que nos quedaba cerca. Raz se dio vuelta, abrió su computadora, y me mostró la tapa de su último libro, que estaba ilustrada con la foto del lugar que le había sugerido: una alegría. Una persona complicada, que juega a ser hosco, un personaje maldito, a quien muchos de sus supervisados han encontrado difícil de tratar, pero que en el fondo (y no muy lejos) es un gran tipo, muy irónico, que se burla de todos (es muy impresionante el modo en que desestima y ridiculiza a todos los grandes autores de nuestro tiempo), y que desafía a toda la filosofía junta, a todo el establishment académico, riéndose por lo bajo, desde su cuidada torre de marfil.  










19 ene. 2014

Gustave Courbet en la Comuna de París

En la National Gallery de Londres se encuentran obras memorables, de todos los grandes pintores. Pero luego hay cantidad de joyas ocultas, algo invisibles, como esta Naturaleza Muerta con Manzanas y Granadas, de Gustave Courbet (conocido por su pintura sobre "el origen del mundo"). Un gran cuadro con una gran historia detrás: la pintura reproduce algunas de las frutas que sus parientes le llevaban a la prisión, durante los meses que sufriera el encierro por motivo de su activa participación en la Comuna de París. Courbet había provocado la ira de Napoleón III luego de rechazar su nominación para la Legión de Honor. Courbet se convirtió de ese modo, también, en una figura de referencia para la oposición al régimen, y poco después jugó un papel protagónico en la revolucionaria Comuna de París. Durante los días de la Comuna, el pintor quedó a cargo de todos los museos de París. Terminado el momento utópico, Courbet fue condenado a prisión. Más tarde, se auto-exiliaría en Suiza, en donde encontraría su pronta muerte. Las manzanas y granadas -y una cafetera ahí perdida- quedaron por siempre para nosotros.

18 ene. 2014

30 años de democracia/ SAAP

La Sociedad Argentina de Análisis Político saca su último gran número sobre 30 años de democracia en la Argentina, con un seleccionado de la (que fuera joven) ciencia política local. Incluye artículos de C.Smulovitz, E. Calvo, V. Murillo, y tutti quanti, todo online, libre acceso, acá

17 ene. 2014

London calling

Estaremos por unos meses trabajando en el University College, en Londres, alejados de la politica local. A ver que nos depara esto, y cuanto se puede entender el pais desde lejos (todavia menos o mas?).  

16 ene. 2014

Reportaje k

De G. Fernández a E. Blaustein. Interesante para ver la falta de rumbo -la desorientación- que reconocen. Acá. Util para confirmar las preocupaciones que uno tiene, frente al abismo.  Una pena todo.

Híper-presidencialismo con ausencia presidencial plena



El gobierno argentino se encuentra optando por una alternativa política extraña y sin dudas fatal. Afirma un sistema de toma de decisiones que pretende mantenerse sobre-centralizado, a la vez que lleva adelante una práctica en donde quien supuestamente toma todas las decisiones se mantiene en silencio público y en completa ausencia. Hoy, jueves 16 de enero de 2014, damos aviso de que esta combinación es altamente inestable y está llamada a terminar mal. El capricho o resentimiento presidencial, que hoy parece llevar al silencio como respuesta frente al malestar social, promete estallar en mil pedazos frente a i) las exigencias propias del híper-presidencialismo, y ii) una sociedad sensibilizada y dispuesta a mal-reaccionar frente a los problemas –aun menores- que enfrente. Qué es lo que viene entonces? Abandono del poder? Delegación formal en el Jefe de Gabinete? Mal agüero: vienen tiempos políticamente más complicados.

15 ene. 2014

Epitafio

Muy bueno el epitafio que escribiera el propio Gelman (P12 lo incluye asimismo en su tapa). En memoria del poeta fallecido ayer.




Un pájaro vivía en mí.
Una flor viajaba en mi sangre.
Mi corazón era un violín.

Quise o no quise. Pero a veces
me quisieron. También a mí
me alegraban: la primavera,
las manos juntas, lo feliz.

¡Digo que el hombre debe serlo!

Aquí yace un pájaro.
Una flor.
Un violín.


Juan Gelman

14 ene. 2014

El nuevo constitucionalismo dialógico

En la última edición de la Revista Argentina de Teoría Jurídica (acá), publicamos un pequeño y muy lindo dossier sobre El nuevo constitucionalismo dialógico, que pronto será completado con varios otros textos y convertido en libro. Pero por ahora va la muestra gratis, con textos de M. Tushnet; P. Hogg; H. Spector; S. Linares; C. Rodríguez Garavito y quien esto escribe.

Permítanme decir que algunos de los textos publicados (el de Hogg, el de Tushnet) deberían formar parte del canon de textos en la materia.

Y diría algo más: hace muchos años, cuando hablábamos de soluciones dialógicas, la tradición del derecho nos miraba con cara de no entender, y nos acusaba por proponer soluciones no-jurídicas a problemas jurídicos. Es hora de responderles que, como tantas otras veces, quedaron fuera de juego, y hoy lo que proponíamos forma parte de lo más interesante que el constitucionalismo tiene para decir (igual, como sostengo en mi texto, recién estamos dando los primeros pasos, que no es obvio que vayan a terminar en el lugar correcto). Mientras tanto, de todos modos, tenemos razones para una pequeña celebración.

12 ene. 2014

La derrota cultural del kirchnerismo 2

(publicado en Perfil, este domingo, acá)

No es lejano el recuerdo de cuando intelectuales y activistas hablaban de la “batalla cultural” ganada por el kirchnerismo. Apenas 3 años después de aquel juicio impactante, con la misma contundencia y el mismo apoyo empírico aquella vez alegados, podemos proclamar la noticia, en principio muy buena, de su derrota. Necesito aclarar, en todo caso, por qué digo que la noticia es “muy buena,” por qué digo que es “contundente,” y por qué digo sólo “en principio.”

La noticia es muy buena porque, finalmente, el kirchnerismo dejó en claro que era más un obstáculo que un medio para alcanzar una sociedad más justa, más igualitaria y sobre todo más fraterna. Luego del huracán que significó el paso de diez años de kirchnerismo, los niveles de pobreza y desigualdad son dramáticos en términos históricos, y con tendencia al empeoramiento (la diferencia de ingresos entre el 20% superior y el 20% inferior era de 7.36 en 1961, 10.24 en 1986, 12.28 en 2009, y en grave declive desde entonces, si las simuladas cifras oficiales nos permitieran confirmarlo); todos los servicios públicos básicos aparecen abandonados; y los lazos sociales se han corroído hasta los niveles de horror que pudimos comprobar durante los últimos saqueos: vecindarios armados contra un “enemigo interno,” nacido y criado en su propio vientre.

La noticia es contundente, decía, porque hoy ya no es necesario hacer esfuerzos de “desenmascaramiento”. Para cualquiera –salvo para el núcleo duro de su militancia- resulta claro que el kirchnerismo es, más que la contracara, la caricatura de los ideales que alguna vez predicara. Años atrás, cualquiera podía entender de qué hablaba el kirchnerismo cuando sacaba el pecho y contraponía el intervencionismo estatal (con el que se identificaba), al neoliberalismo menemista (al que repudiaba con el fanático fervor de los conversos). Hoy, en cambio, el kirchnerismo representa la falta de luz en verano, ante los primeros calores; la falta de gas en invierno, ante los primeros fríos; tarifas subsidiadas para los ricos y caras para los más pobres; una red de transporte que nos condena al sufrimiento, con trenes que luego de la masacre siguen rodando salvajes, amenazantes, hirientes: un insulto que se graba día a día sobre la piel de un pueblo cansado. A pesar de la retórica estatista, fue el kirchnerismo el que obligó a ese pueblo a recurrir al abuso de los proveedores privados. Allí, en manos privadas, es donde hubo que recalar para proveerse de los bienes dignos que antes garantizaba un Estado bueno: primero salud y educación, luego transporte y seguridad, enseguida el agua porque bajaba sucia, y ya –la novedad de estos días- generadores de electricidad particulares.

Años atrás, hablar de las continuidades existentes entre menemismo y kirchnerismo resultaba una provocación que corría en desventaja, una injuria que debía demostrarse ante interlocutores impávidos. Hoy, esa continuidad resulta demasiado obvia como para ser demostrada. Obvia no sólo porque el elenco es casi el mismo (repásese la lista de los principales legisladores, gobernadores, intendentes) sino, sobre todo, porque la estructura económica-social del país no difiere en demasía de la que entonces predominaba: la economía está tan concentrada y más extranjerizada que durante el menemismo; el país quedó maniatado a la voluntad de los Repsol, los Chevrón, las compañías mineras contaminantes y los empresarios del juego. Es decir, económicamente, seguimos dependiendo de las decisiones de un puñado de empresarios ricos, envueltos en negocios sucios, y aplaudidos por la misma farándula excitada de los años idos.

Carcomida la retórica k sobre el Estado, la de los derechos humanos pasó a convertirse en la última frontera de su legado. La debacle en la materia fue brutal: una serie de medidas y nombramientos sucedidos uno tras otro, sin respiro, sin compensación y sin matices: primero fue la ley antiterrorista, aprobada –para no dejar dudas- como primera ley del cristinismo. Enseguida llegaron el espionaje sobre militantes sociales (Proyecto X), organizado por el Ministerio de Seguridad; el uso de las fuerzas armadas para resolución de conflictos internos; los nombramientos de Sergio Berni en el Ministerio de Seguridad, César Milani al frente de la Inteligencia, Alejandro Granados en la Seguridad de la Provincia, Alejandro Marambio en el Servicio Penitenciario. No se trataba de errores ni de excesos, sino de una política consistente, rotunda y sin fisuras, que se coronó días atrás con Hebe de Bonafini abrazada a Milani, nuevo Jefe del Ejército, y un coro de partidarios celosos balbuceando tonterías.

Los hechos señalados sólo ilustran el fin de la fábula. Dejo constancia de que hasta aquí no mencioné siquiera a la corrupción; no he dicho nada sobre los 10 años de mentiras del INDEC; nada del hiper-presidencialismo; nada sobre la hostilidad con los campesinos e indígenas; nada sobre el modo en que desalientan, ridiculizan y atacan a la participación popular, a las ONGs, a los grupos ambientalistas; nada sobre el modelo extractivista, clientelista y consumista de desarrollo. Y es que ya está, ya no más. No es necesario hacer más esfuerzos argumentativos. Quien no quiera convencerse no será convencido por nadie, pero ya no es necesario convencer a más gente. (Hasta hace poco, muchos veían estos problemas, pero los balanceaban diciendo que el peronismo era liderazgo, la única garantía de gobernabilidad en un país desbocado. Pero luego de meses de una presidenta ausente, con pánico de contaminar su investidura con algún problema; luego de saqueos que recorrieron al país en medio de la falta de luz, gas, agua, trenes, policía, es difícil seguir repitiéndolo. El peronismo no garantiza la gobernabilidad, y es parte fundamental de los problemas que la ponen en crisis).


El kirchnerismo perdió la batalla cultural, pero el problema es que el mal contra el que peleamos lo trasciende largamente. De allí que la buena nueva de su derrota sea buena sólo “en principio.” Las bases de la desigualdad estructural, que el kirchnerismo consolidó como nadie, nacieron antes que él, y seguirán luego de su duelo. Más todavía: resolver la desigualdad no requiere sólo de medidas que no se toman, sobre una estructura de miseria sólida e intacta, sino de disposiciones morales y actitudes sociales –un ethos extendido- que hace años quedaron exhaustas. Por eso es que la derrota del kirchnerismo no significa victoria. La disputa por una sociedad justa, igualitaria, fraterna, la venimos perdiendo desde hace años.