6 may. 2015

Zaffaroni/Ajo


En apenas unos días, esta entrevista de Raúl Zaffaroni en la Revista Digital Ajo, acá, generó dos enojosas respuestas. La de Diana Cohen A., acá; y la de Ricardo R., acá

El párrafo que todos citan es uno de los primeros, en donde REZ aparentemente renuncia al abolicionismo, y aún al derecho penal mínimo, dada la existencia de una "dificultad civilizatoria", o el hecho de que la venganza esté "demasiado metida" en nuestros ánimos. Por eso, REZ sugiere hablar del pasaje a un derecho penal mínimo "en un café de París," pero no acá. Curioso. Por supuesto, los autores citados reivindican esta idea (abandonar el coqueteo con el minimalismo penal), a la vez que -curioso también- le reprochan que "llegue demasiado tarde" a decir lo que debió haber dicho hace tiempo, y que implica que hoy debamos "pagar por sus pecados de juventud." Horrendas ambas ideas.

Mi disidencia con ambos críticos es obvio, y las razones también: reprocho a Zaffaroni por este tipo de declaraciones, y no por lo que dijera entonces. En todo caso, critico su minimalismo por otras razones:

1) Por no haberlo llevado a la práctica de modo consistente, durante su largo desempeño en la justicia (el propio Zaffaroni, en entrevista en la Rolling Stone del 2003, que cita DCA, reconoce que envió a la cárcel a "mucha gente, muchos años").

2) Por haberse acercado al minimalismo, en todo caso, de un modo poco responsable (lo reconoce también en la entrevista de la Rolling Stone): REZ buscaba qué inventar para hacer zafar al imputado, en lugar de repensar al derecho penal de otro modo (o, por la forma en que lo pensaba, entendía que su misión -la de la "ambulancia de la Cruz Roja en zona de guerra" era evitar de cualquier forma que alguien más vaya a la cárcel. Para decirlo de un modo más preciso: a) el derecho no tiene nada que inventar para tratar de otro modo a los más débiles: no hay que manipular al derecho, sino que hay que pensarlo de otro modo; b) ese otro modo no implica que el Estado se desentienda de intervenir (que levante las manos para no contaminarse con la coerción) sino que intervenga activamente, pero de otro modo socialmente más justificado; y c) la buena respuesta no es tomar como no responsable al responsable, sino la de dar otra respuesta frente a esa responsabilidad.

3) El minimalismo, que en su caso como en tantos o todos (insisto, como él admite para su caso) fue compatible con poner presa a "mucha gente, muchos años", es inaceptable porque, condenar por pocos años a una persona a una situación de virtual tortura -como lo es la cárcel hoy en la Argentina, o cualquier país del mundo, salvo excepciones- es injustificable, siempre.

21 comentarios:

Anónimo dijo...

Bueno, pero el reportaje deja otras enseñanzas más valiosas. Por ejemplo que muchas de las ideas que defienden Duff o vos ya las teorizó Marat hace un par de siglos. Creo que habría que ser un poco más humilde y empezar a empaparse de esos autores, ¿no?

rg dijo...

nada que ver. el ojo por ojo de marat es insuscribible. lo leí por otras razones, no por el modo en que justifica la pena. seguí leyendo, aprendé un poco, limpiate de prejuicios y volvé a participar

Anónimo dijo...

Hola Roberto. No entiendo porqué decís que Zaffaroni no está pensando en una reconfiguración total el derecho. En el reportaje habla de reformar el Código agrario, de formar juristas populares, de apropiarse de la Constitución y realizarla lo más que se pueda, etc.
Saludos, Ignacio

rg dijo...

Porque la reconfiguración no puede empezar ni mandando mucha gente en cana, como hizo PERO TAMBIEN COMO SIGUIO HACIENDO, ni des-responsabilizando a gente responsable, frente a la que se debe responder de otro modo, pero sin negar la responsabilidad y el reproche por la falta que pudieran haber cometido

Anónimo dijo...

Hace poco discutimos con Santiago Mollis sobre este tema.
Yo sostenía que tanto una visión minimalista, agnóstica o abolicionista sobre la pena era incompatible con la función de juez penal. O, cuanto menos, lo ponía al juez en una posición muy incómoda. Cómo le explica a quien acaba de mandar preso, que la pena que le impuso no tiene sentido, es un mero ejercicio irracional y selectivo de poder punitivo estatal como dice Zaffaroni? Diciéndole "bueno, no me quedo otra"?

Santiago sostenía que el juez podría, desde adentro, poner su grado de arena para mejorar el sistema (utilizando criterios razonables para limitar el castigo, aplicando garantías penales, etc.), aunque a veces no pudiera hacer otra que no sea condenar.

Lo cierto es que desde afuera es mucha más fácil criticar que desde adentro. La pregunta seria que nos tendríamos que hacer es: qué, o cuanto, le podemos reclamar al juez penal?

Tomás

Anónimo dijo...

no me jodan, el jurista popular, es la version en la abogacia del funcionario militante. Que personaje este Zaffaroni, usando las construcciones teoricas para hacer decisionismo puro. Zaffaroni debe ser catalogado como el gran teorico del kirchnerismo. Usa una bandera, y traza su "fin politico" (es decir, lo que a el le parece que es su fin politico), y luego sus ideas, que no resisten filtro alguno, vienen apoyadas por todos sus diplomas y alcahuetes. Zaffaroni tiene el merito, como personaje de epoca, de camuflarse y reinventarse en todas las epocas de nuestro pais, especialmente en las peores... Anibal

Anónimo dijo...

Pero, rg, si nosotros promovieramos la abolicion de las cárceles por ser moralmente inaceptables, debemos ipso facto, decretar el cese del sistema de escolarización por medio de las escuelas. Y ojo - esto último no lo digo de modo retórico: soy una convencida que en ese malsano e infernal sistema educativo está la fuente de todos nuestros males como sociedad: y cuya función a mi criterio, no es otra que acondicionar a los niños a la aceptación de un horario de trabajo y la castración paciente y amorosa de toda autonomía y/o iniciativa y del pensamiento independiente y crítico -y creativo lo olvidaba, creativo-.

No obstante, aclaro, por las dudas, no propongo aquí la abolición de las escuelas-cárceles (quien dude de la cordura de mis palabras por favor lo invito a ver y/o escuchar the wall).
Insisto, no exijo la abolición de ese sistema, nada más alejado de mí intención sobre todo con tanto kirchnerista dando vueltas por aquí.

Supongo que las escuelas-cárceles son una superacion del analfabetismo primal. Pero exijo, si alguien quiere proponer la abolicion del sistema carcelario yo exijo que se haga previamente algo con respecto a ese sistema carcelario que llamamos escuelas.

martha casas

rg dijo...

me parece que hay mucho margen para que el juez penal haga cosas, y de respuestas, mucho más razonables, sensatas, justas, justificadas, sin mentir, sin inventar, y sin irresponsabilizar al responsable

por otro lado, hay un mar de diferencia entre la tortura en la cárcel y un mal sistema educativo

Anónimo dijo...

Si uno analiza el tratado resulta que el poder punitivo es todo lo malo del universo, y que los jueces tiene por funcion minimizar el poder penal del estado. Si uno lee el libro "estructuras judiciales" resulta que el juez es un empleado burocratico entrenado para obeceder. Ni hablar de un estudio genetico de la cuestion, donde uno deberia concluir que el juez es una especie de pichon de Torquemada. Entonces, como hace ese juez, entrenado para obedecer, y pichon de Torquemada, para reducir el poder del estado? Por otra parte, alli mismo reconoce que todos los jueces cometen falsedad ideologica, por como esta estructurada la organizacion judicial, todo se delega. Incluso él lo ha reconocido en entrevistas periodisticas. Ahora lo corren con esos argumentos a Fayt??? A mi me da la impresion de que el Zaffa es la mejor muestra de alquimia argumental para caer bien parado siempre.La condicion de esclavos de muchos no los llevan a relacionar dos textos del mismo tipo, y a darse cuenta de la alquimia discursiva del maestro del acomodamiento. Anibal

Anónimo dijo...

Entonces la teoria agnostica de la pena es eso, no se que funcion tiene la pena, y como no se, conclusion: debo reducir el poder punitivo (a cualquier costo) porque es malo, y yo soy bueno, porque Becaria y Marat eran tambien buenos (su admision de la pena de muerte para delitos politicos-que podia ser cualquier cosa- es simplemente un traspie de la epoca, como Zaffaroni con los habeas corpus, tambien eran un traspie de la epoca!!!). Lo mas gracioso es que la mayoria de los estudiantes-esclavos, tampoco asocian Becaria o MArat con la pena de muerte, es como si esa parte del relato desapareciera. No existe, porque asocian a esos autores con algo bueno. Igual que con el abolicionismo, y el mismo casette de siempre. Anibal

rg dijo...

en todo caso, la teoria agnostica deberia estudiar un poco mas, porque hay cosas que decir, pensar y analizar sobre la pena, como pensarla, como concebirla, como confrontarla

Anónimo dijo...

Y ahora, porque se quedo caliente por el tema de los prostibulos, dice que hay un poder mas malo que el poder punitivo estatal, y que son los medios concentrados de poder economico, y la prensa, justificando asi toda clase de censura, y victimizando al poder punitivo. Cualquier coincidencia con el discurso oficial.... entonces, el abogado del pueblo, que no sabe que es la pena, tiene como funcion defender al estado (lease las instituciones) contra los embates del poder concentrado.... bueno, si esto no es una defensa social re-loaded, que alguien me convenza de lo contrario. Tenemos que estar orgullosos, tenemos nuestro propio Carl Schmitt! Anibal

alejandro hache dijo...

lo que no entiendo es porque nos manda a algun cafe de paris, no podemos discutirlo en algun bodegon de la boca? zaffaroni siempre consistente con el elitismo penal aun en los recursos retoricos menos logrados.

Anónimo dijo...

muy de acuerdo con lo anterior, la metafora boba de la cruz roja es como decir, que, una vez que el juez recibe al herido, el aprendiz de medico (porque el medico delega su funcion en un aprendiz) tiene que hacer todo lo posible para darle el alta cuanto antes....

rg dijo...

jaja, si, pense lo mismo alej

Anónimo dijo...

Martha, siempre valoro muchísimo tus comentarios. Aunque no tenga que ver directamente con el tema de este post, hay un paper de Arjun Appadurai "The right to research" (se encuentra en la web en inglés, lo estaba traduciendo... ). Me parece un lúcido punto de partida para enfocar, orientar y alentar esa discusión... ! Abrazo inmenso, Sheila

Gustavo Fabián Paredes dijo...

"..acondicionar a los niños a la aceptación de un horario de trabajo... "

Ja jajaaa....

Uds, ,en cualquier momento, le hacen un juicio al sol por salir de dia y no de noche !!!. Que trasnochados por dio...

Mañana, cuando vayas a una guardia y te digan que el Médico no tenía ganas de cumplir el horario porque leyó por allí "que el horario lo condicionaba...", contame que sentís.

Bien que a Uds les gusta disfrutar de los placeres que les sirven los que cumplimos horarios a rajatabla (docente, enfermero, mozo, barrendero, etc). O cuando viajan por Europa, la puntualidad de los vuelos !!!.

Un poco de cerebro por allí. Y un transplante a REZ por favor. Ese tipo no tiene verguenza.

Y bue... Es lo que hay...

Salutes.

Gustavo

Anónimo dijo...

gracias Sheila, abrazo

m.c.

Anónimo dijo...

Gustavo. Es más triste que eso,no se trata de tomar el avión a tiempo, se trata de que la persona se acondicione desde niño al esquema de la línea de montaje, que apareció mas o menos por el momento de la masificación de la escolaridad. Adaptarse a un trabajo tedioso y aburrido, quietito en un mismo lugar sin hacer preguntas y sin cuestionar. Si te preguntabas porque la escuela es aburrida, bueno ahi tenes una buena razón. No es su unica función por su puesto, además se busca que el niño acepte una autoridad para que vaya aceptando un jefe (autoritario) y que se acostumbre a poner en caja a los niños que salen de la norma rígida establecida para el grupo...y...y...y unos cuantos y.
Lo que me sorprende queel autor del blog insista a poner en libertad aestos elementos de la sociedad que fracasaron en aculturarse a esa disciplina: aceptar la normativa legal, el esquema de produccion el destino ingrato que le toca y un largo etcétera, en un mundo de mentes y cuerpos prisioneros.... No sé, es una reflexion que tenía, aquí convaleciente. (Mejor no te cuento de las guardias de los médicos, dejémoslo ahí)

saludos gustavo.


m.c.

Anónimo dijo...

igual te agradezco por pasarme la entrevista a Zaffa que no la conocía
Mag

Sheila Heimenrath dijo...

Hola Gustavo. Creo que existen ejemplos preocupantes acerca de cómo se está respondiendo a la crisis del sistema educativo. Y una de las respuestas en boga es la medicalizacion de la infancia, con diversos rótulos: déficit atencional, hiperactividad y unos cuantos etcéteras. No les queman las neuronas metafórica sino químicamente... En vez de pensar en qué estamos fallando, la comunidad acepta que vengan los laboratorios, los especialistas que etiqueten a cada cual y los empastillen a la fuerza. Si eso no es criminal pega en el palo. S.H.