26 jun. 2015

La violación 2. Santiago Mitre y La Patota

Ayer, con cierta demora, vi La Patota, nuevo y excelente film de Santiago Mitre, remake del que hiciera Daniel Tinayre en 1960. Cada día me identifico más con lo que está haciendo Mitre. La metáfora de este film es terrible, y dice mucho acerca de cómo pensar esta época. Resulta también genial ver el sentido de la película en los años 60 (contexto de incipiente liberación de la mujer, los Beatles, el tema del aborto, la moral religiosa, los patoteros declarando "qué lección que nos dio la maestra" -líneas de moralina intragable, aunque la película de DT, en lo que la conocí, me pareció interesante también), y ver su sentido hoy. Yo rescato sobre todo una idea, que me parece línea básica en el film:

Todavía tenemos convicciones, todavía empujamos por los ideales. Pero. No se trata de que encontramos inconvenientes, No se trata de que la práctica está todavía lejos de los ideales. No se trata tampoco de que el camino está difícil. No. Se trata de que vos ponés las convicciones, te jugás por ellas, y lo que te encontrás es que te reciben mal, y te agarran entre varios, y te violan. Te golpean para que aprendas. Te dejan sangrado en el piso, y pedí disculpas. De eso se trata. Del modo en que quien tiene convicciones siente esta época: tendés la mano y la respuesta es que te violan entre varios.



foto: dolores fonzi, sorprendente, increíble en la película. 

2 comentarios:

Santiago Mollis dijo...

Peliculón. Me gustó absolutamente todo. Creo que lo único que tal vez no está en el mismo nivel es la música, pero es de quisquilloso nomás.

También creo que la película abre un lindo debate para los que defendemos una postura en contra del castigo.
Muchos confunden nuestra posición con la decisión que toma Fonzi. Es cierto que probablemente pensamos igual, pero eso no implica que uno espera que las víctimas adopten esa postura.
Con varios discutí la película y muchas/os me apuntaron eso mismo. Tal vez nos estamos comunicando mal. No sé, me pareció una crítica interesante. Creo que a veces nos concentramos en exponer nuestro objetivo final sin reparar en las coincidencias que tenemos con el resto o los pasos intermedios que deben adoptarse y en los que solemos estar de acuerdo. Pensando estratégicamente, laburar ese aspecto seguramente nos va a permitir calar un poco más hondo.

miguel dijo...

estaba esperando tu comentario sobre la peli, rober. pero mas alla de la peli, te salió muy bueno - muy fuerte, pero muy bueno - ese segundo párrafo. si tenes tiempo, si tenes ganas, hacelo mas largo que promete mucho. un abrazo,