11 ene. 2018

La protesta contra el gobierno, 2

Algunos economistas replican el texto anteriormente posteado, diciendo que uno no comprende que los derechos se satisfacen con dinero, y por tanto son dependientes de la economia. Por supuesto, el punto lo comprendo (publicamos en nuestra coleccion de S21 un libro de Sunstein/Holmes sobre el tema /El costo de los derechos). Claro que todos los derechos cuestan. Pero, a diferencia de lo que piensan los economistas, ellos deben asegurarse prioritaria e incondicionalmente. La libertad de expresion no puede restringirse alegando falta de recursos, el respeto a la integridad corporal no debe depender del dinero, pero lo mismo el acceso a los tribunales o a la politica. Mal que les pese a algunos economistas, una eleccion no puede dejar de celebrarse alegando falta de dinero, ni cerrarse una de las dos camaras, como algunos economistas han propuesto, por razones presupuestarias. Mas todavia, y tal vez lo mas importante: los planes economicos deben organizarse en torno a la satisfaccion plena /la maxima posible/ de los derechos. Hoy, es al reves: mejoramos la economia y luego vemos que pasa con los derechos. Como si el orden economico tuviera prioridad, y pudiera ser pensado con independencia de los derechos comprometidos. El rumbo economico debe escogerse conforme a cual es la manera de garantizar plena ciudadania para todos, hoy, no en anios, ni despues de que los mas favorecidos esten conformes y derramando sobras. Insisto: los derechos basicos /saludos, educacion, seguridad, alimentacion/ deben garantizarse ya para todos, prioritaria e incondicionalmente.

8 comentarios:

Anónimo dijo...


Totalmente de acuerdo. Pero es incorrecto hablar de "los" economistas al igual que es incorrecto hablar de "los" constitucionalistas o "los" sociólogos. Es una forma de otorgar a los/as economistas ortodoxos/as una jerarquía superior a otras/os muchas/os economistas que están de acuerdo con vos y trabajan para que sea posible el planteo propuesto.

andresvas dijo...

Roberto, no hay rumbo económico que garantice ciudadanía plena hoy, no en años. Me imagino que es obvio lo que digo pero,formalizado así, organizaríamos la crítica política criticando lo que no está y no, al menos como yo creo que debería hacerse, criticando la política económica por si su rumbo prioriza mejor o peor a quienes beneficia y a quienes obliga a tributar. Obviamente, esto que digo no tiene nada que ver con adherir a la teoría del derrame, sino con analizar y criticar una política en base a si es la mejor posible para llegar a una ciudadanía plena y no en vase a uba definición purista de todo lo que no existe de ciudadanía plena en un momento dado (ej.:hoy). Está claro que el análisis incluye también si es la mejor opción en términos de a quiénes beneficia o perjudica en el presente, pero siempre sabiendo que cualquiera sea la elegida, siempre deberíamos criticar en términos de cuál se acerca más a una ciudadanía plena, como una aproximación y no como un todo o nada.

Marcos dijo...

"ni cerrarse una de las dos camaras [...] por razones presupuestarias". Correcto, pero por otras razones puede ser. Para mí la Cámara de Senadores no tiene razón de ser. Si bien puede pensarse que le da un caracter más federal al poder legislativo, en la práctica sabemos que no es así.

David Zambrano dijo...

RG: estoy de acuerdo. Me parece muy interesante el concepto de "costo de los derechos". Al respecto, yo creo que un derecho necesita de otros derechos para ser lo que es: un derecho fundamental. No vienen solos, no se reclaman solos. A veces sospecho que el costo viene a ordenar de manera "ilustrada" ese universo de derechos. A poner un orden y a dividir/deslindar/delegar responsabilidades.

Doy un ejemplo: Hemos visto muchas veces, cuando el gobierno define el presupuesto en educación, cómo hay críticas en el Congreso porque determinada partida de ese mismo presupuesto no fue contemplada (por ejemplo, para la educación sexual integral). Y hemos escuchado muchas veces cómo los legisladores del oficialismo apelan a su "plataforma política" para decir que el ejecutivo cubrirá esos baches porque se "trata de un gobierno al que la educación le preocupa y mucho...".

Es como si hubiera un caos de derechos que el presupuesto viniera a racionalizar. Hay ministerios y comisiones para conjuntos de derechos. La oposición viene con el "relato hipócrita de los derechos humanos y con las mentiras que ni siquiera hicieron cuando eran gobierno". Desordenan. El presupuesto viene a decir "la verdad, lo que se puede y a enumerar los derechos principales y a reivindicar lo que se logró". Como si menos derechos fueran más.

Pero más derechos es un derecho.

Damián Seras dijo...

Roberto. Me alegra mucho empezar el año compartiendo casi completamente tus comentarios respecto al articulo de Sagües y al derecho a la protesta.
Fundamentalmente coincido en tus últimos párrafos referidos a la elección de una política económica que cubra ya los derechos básicos de salud educación alimentación etc.
Esta claro que no es ese el objetivo del poder ejecutivo. El tema no es la elección equivocada del camino. Se va en dirección contraria a garantizar esos derechos y como dice la canción " nada de eso fue un error,no no,nada fue un error.

Anónimo dijo...

si no hay condiciones economicas minimas, todo lo demas es una expresion de deseos. Un estado pobre (por la razoon que sea) puede garantizar lo que tiene a su alcance. Es un mito el poder absoluto del estado, si no se examinan los recursos de los que dispone. El estado argentino (por las razones que fueran) es un estado pobre, uno mas de una de las regiones mas pobres del mundo. La falta de condiciones economicas no se suple con el voluntarismo, ni con la expresion de deseos. Naturalmente que si una razon para el empobrecimiento del estado esta dada por la escalofriante corrupcion de muchos de sus funcionarios, por ejemplo, negar la relacion de causalidad entre eso y la miseria, so pretexto de una igualdad absoluta, nos pone en el plano del puro delirio idealista.
Marta

Damián Seras dijo...

Y el decretazo recien conocido? Esta claro para donde vamos...

Anónimo dijo...

Marta (sin h). Es curioso que hace muchos años escuché el mismo discurso de una mujer que ponía a sus nietas a vender en la vereda. Lo que yo no entiendo es porqué no se ponía ella a vender las baratijas en vez de exponer a dos menores que ella tnìa en guarda.
Lo mismo que nuestros funcionarios: no tenemos dinero dicen y recortan a los jubilados pero ellos no se privan de una brizna ni tocan sus privilegios. Por el contrario, bajan impuestos a los ricos.

Roberto, en cuanto a este y el post anterior, bien puesto en palabras, como siempre en tu blog. Pero yo agregaría que las pretenciones de la derecha "Tenemos que mejorar la economía" nunca se dieron. Si al menos hubieran implementado un modelo desarrollista que dejara algo después del desastre social, pero no es así.
Los dos modelos que se alternan en el poder : populismo y la ahora neo-derecha descansan en lo que deja el agro, solo que en clave populista se escucha como "captar las rentas extraordinarias" y en clave neo derecha se escucha como "basta de hablar de industria, queremos un modelo como la India" (tal como Micheti dijo)
saludos

Martha.